lunes, 21 de agosto de 2017

Sensación de Vivir!!!

Un día cualquiera, no sé qué hora es. Me dispongo a circular con el coche, ahora no recuerdo a donde fue. Semáforo en rojo obliga a parar. A mi diestra sonido de motor ajeno percibo. Acelera y vuelve a acelerar. No tengo intención de ceder y no salir la primera. De reojo hacia el obstáculo miro y, una mano varonil con reloj de pulsera, era. Escaneo el resto del material y lo que mis ojillos ven nublan la visión. El varón perfecto existe indica mi ser al ver semejante belleza. Perfil con barba ilustre perfectamente arreglada, pelo liso, largo azabache, deslumbrante, sujeto en coleta. Traje y corbata negra, camisa blanca encalada. Sale disparado cuando el semáforo se torna verde y , yo me dejo… Es el lateral de su vehículo el que me proporciona los datos precisos para hacer un seguimiento de quien podría ser él. Bendita sea a veces internet y la facilidad de localizar prácticamente todo aquello que se nos venga en mente. Y, de la misma forma FB vincula con toda actividad posible de los sujetos. Y si, en 5 minutos supe quién era y a que se dedicaba y, pude también comprobar que es vecino de mi barrio. Varias veces he vuelto a ver el coche aparcado a escasos metros de mi casa pero, nunca a él. Ocasionalmente le he ido siguiendo en FB desde hace un año aunque él no ha aceptado amistad. Tiene muchos seguidores y amigos ya. Me entusiasma saber que existen seres maravillosos que con el swing de su cuerpo y manos hace entonar voces y corazones. Cuando me siento triste y carente, le busco a mi manera, me recreo en sus gestos y expresiones y ello me provoca sensación de vivir. Mi compañera y amiga, de la noche a la maña le detectaron un tumor cerebral, haciendo suplencia y mi tarea estoy, pero con todo el cariño lo hago, por mí y por ella. Debido a esta situación, y con el fin de que salga y no canse, le ofrecí quedar para cenar en lugar cercano a su casa, lugar que conozco pero que rara vez frecuento, El lateral de Arturo Soria. Lo pasamos muy bien juntas, ambas tenemos parecidas inquietudes y pensamientos y la conversación entre nosotras es agradable y fluida. A determinada hora ella se siente cansada y decidimos salir del restaurante y poner fin a la velada. Según caminamos entre las mesas de las varias terrazas, de repente veo un hombre vestido con camisa blanca encalada, con pelo liso, largo azabache, reclinado ligeramente sobre una mesa con lo que parecía una partitura, encima de esta. Digo a mi amiga, ese es JPDJ? Y ella dice quien… me acerco a él y suavemente le digo; hola, eres JPDJ ¿el levanta la mirada y se incorpora para presentarse. Sí, soy yo me dijo (a mí me lo va a contar) hola, soy vecina tuya y te vengo siguiendo en FB desde hace tiempo. Esta es mi amiga, y les presenté sin haberle dicho como me llamo. Me dijo, mirándome a los ojos como tiene que ser, yo vengo aquí mucho ya que mi mamá está enferma y la cuidan aquí enfrente. No le dije nada, ni lo siento ni que le pasa… solo le miraba, escuchaba su voz de tono y acento tan particular. Bueno, pues me alegra haberme atrevido a interrumpir y saludar, a ver si nos vemos por el barrio, le dije a la vez que empezaba a alejarme. Echo los brazos y allí me encontré durante breves instantes… acto seguido nos propinamos dos besos. Que barba tan algodonosa, que placer esos instantes de proximidad. Caminamos lentamente alejándonos, al menos yo, del paraíso terrenal. Mi amiga me dice, Sila, no te has visto lo guapa que te has puesto mientras hablabas con él, guapísima de verdad. Él te miraba muy entusiasmado, me dice. Solo estaba siendo él, me dije. Esa noche visité su FB y disfruté de nuevas fotografías y, entre una de ellas, la más hermosa de todas y la que provocó en mí nuevamente esa sensación de vivir, la foto de él con su recién nacida hija en brazos mirándola con los ojos del amor autentico, de ese amor que siente un padre cuando se encuentra con su retoño por primera vez. Verles y percibir ese estado, el del bebé relajado sintiéndose amado y protegido y la del padre amando y protegiendo provocó en mi lágrima de emoción y felicidad. Felicidad por saber que hay personas felices y viviendo sus vidas aportando a los demás aquello que mas se precisa en la vida, amor. Vuelvo a ver algunas de las fotos en su FB y todas me indican lo mismo. Devoción y romanticismo en todo aquello que le rodea. Soy feliz, porque en aquellos instantes que compartimos en lateral, él fue mío, y solo mío. Todos somos seres compartidos, que nos conste. Y, todos debemos contagiarnos del amor que otros otorgan, aunque este amor no sea dirigido a nosotros directamente. Ser felices por ver a otros felices es un acto de gran generosidad. Apliquémonos el cuento!!!

viernes, 21 de julio de 2017

LEARNING CURVE

Siempre me ha interesado mucho saber acerca de las inquietudes de aquellos a quienes conozco. Inquietudes para mi significa, expansión de pensamiento/mente y actividad sea o no creativa. Obviamente no tengo interés en saber acerca de todo ciudadano de a pie que se me cruce pero, si se cruza ya está sentenciado, o, mejor dicho, ya lo estoy yo al querer entender y aprender. Todo individuo forma parte de la batalla de aprendizaje de otro sin ser consciente de ello. Una de las formas se da cuando empatizamos lo suficiente con alguien. Llegamos a un estado natural (de empatía saludable )donde nos transporta el cerebro, que abre nuestra puerta a dejarnos llevar hacia los intereses/conocimiento del “empatizador”(palabro). He de decir que, esto es lo que yo percibo y siento en estas ocasiones que a veces se presentan y que, cuando así es, automáticamente y sin premeditarlo , me dispongo a absorber todo aquello que identifique como novedoso/interesante acerca de esta persona. Sus intereses pasan a ser los míos sin que los míos propios pasen a segundo plano o dejen de serlo, y empiezo a asociar y a vincularme. De esta forma, he aprendido y experimentado sobre multitud de temas que jamás hubiesen atraído mi interés. Un sábado cualquiera, fui con unos amigos de cena y después nos pasamos por un local donde servían copas y había una actuación en directo de un grupo de música Rock. Al entrar en este local, aún no había aforo suficiente para crear ambiente y tampoco había empezado el concierto. Esto facilitó mi ángulo de visón y percepción de los componentes del grupo. Una vez en marcha la música, mi ser se revela y sin poder ponerle freno canto a son de la letra. Soy rockera-melómana y nada puede impedir que mi sangre se altere ante el sonido de acordes. Fue el vocalista quien prestó atención a este detalle, invitándome a subir al escenario a acompañar al grupo. Fueron unos momentos de auténtica gozada!! Finalizado el concierto y acabadas las copas, nada nos retenía en el lugar. En la calle se encontraban los miembros del grupo a los cuales saludamos e intercambiamos unas palabras sin mayor profundidad. En Facebook nos podéis seguir, se dijo. Esa sensación de la que he hablado me llegó esa noche sin quererlo. Así es como sucede. A la mañana siguiente visité su página de Facebook y les hice un comentario y , solicité amistad, la cual fue aceptada. Oteando por la mencionada plataforma, en cuestión de minutos legué donde cualquiera sin ahondar mucho pudiera haber llegado. Una vez allí, pude a simple vista confirmar lo que en aquel escenario había percibido entre la amalgama de luz y sonido. Dejo de adentrar en más especificaciones de esa noche, ya que ello en este momento del relato deja de tener interés (otro día será), a pesar de ser motivo de la siguiente reflexión referente al veganismo. Y nos preguntamos, que tiene que ver el veganismo con una noche de concierto y Facebook? Pues la mezcla de empatía y la posibilidad de conocer mínimamente las ideas de una persona. El respeto es la receta UNICA para la correcta evolución pero esta a la vez contrae y no beneficia a cierta especie que aunque minoritaria, nos rige. Siempre he sido amante de los animales, de las personas, de los elementos (de los otros elementos), de lo que constituye mi visión de lo que es la vida. No soy vegana, pero he sufrido lo insufrible por la falta de respeto hacia los animales desde que era niña, al igual que lo he sufrido viéndolo hacia las personas ya que aquí, en nuestro país por entonces,( y lo sigue siendo posiblemente aún mas aunque lo disfracemos), los animales no tenían derecho a la vida. Pero de verdad, nada. El maltrato animal siempre se justificaba/ asociaba a la falta de cultura, la gente rural, el analfabetismo sensorial que supuestamente imperaba ,y, que no ha mejorado en absoluto a día de hoy por mucho que nos empeñemos en predicar lo contrario. Me cuesta comer carne, y algunas más que otras. Puede que hasta justifique mi criterio de por que unas si y otras no. Por qué siempre, sea de la forma que sea, estamos los unos en contra de los otros? Nos dejamos convencer por cualquier corriente sea cual sea. Somos fieles a estas de por vida? O solo mientras nos sirva? Que son sino las religiones? Que es la política? Que es ser vegetariano, vegano o flexitariano… ? Movimientos… ? Religiones, política… es que no tenemos ya bastante guerra y discordia con estos dos fenómenos? He leído una ristra de artículos en los que los veganos ponen a parir a lo no veganos y viceversa. Creo que aquí todos pretendemos limpiar nuestra conciencia de la forma más fácil. Estoy segura no, SE, que hay gente maravillosa que dedica su vida a los demás (sea a personas/animales) y no necesariamente tienen que ser ni vegetarianos ni veganos ni carnívoros. No son más que seres buenos. Es que solo los veganos “van a ir al cielo”? eso parece ser… el resto somos asesinos en serie. Un poco de respeto, por favor… yo soy tu espejo, y tu eres el mío… Me da la sensación que se está anteponiendo un único derecho ( llegando a rozar un comportamiento de síndrome) cuando hay muchísimos otros en conjunto por defender y que por defecto, de ser bien gestionados, unos resolverían los otros. Defiendo a los animales a muerte, pero a esos a los que se me permite el acceso… no puedo defender aunque me corte las venas a aquellos animales que al igual que a nosotros , el hombr@, les han politizado, industrializado, comercializado. Que solución hay para la humanidad , la misma que para los animales, ninguna. He visto también, que aunque hay personas que realmente creen en el veganismo, otros muchos mas, lo utilizan para formar parte de un grupo “sano”… también les hay que realmente creen en lo que hacen, aunque, creer , es no saber, dicen… De momento, este invierno, y aunque la primera postura me cuesta ya que el olor es inevitablemente inconfundible… volveré a ponerme mi chupa de cuero, mientras me dure. Mi única contribución a esta causa será seguir como hasta ahora, siendo yo, y , responsable de mi moral a pesar de todo, y eso, es lo que necesito para poder seguir aportando mi granito de arena, a mi manera. Datos recogidos de Wikipedia: Asimismo, muchos descubrimientos realizados durante los últimos años sugieren que las plantas son seres "sensibles", capaces de comunicarse amplia y activamente, y distinguir entre el "yo" y el "no-yo".6 Se ha planteado que, como seres vivos que son, deben reconocerse sus derechos como en el caso de los animales.6 Hablaremos del gobierno ,o, Rebelión en la granja, que es sinónimo…

sábado, 16 de abril de 2016

Sali@s

Alla por 2011: Me hace ilusión la idea de quedar para salir por la noche pero, según llega el momento, me voy desinflando y me cuesta muchísimo arrancar, estoy tan a gusto en casa a esas horas que me da pereza imaginar lo que me voy a encontrar por los locales de turno. El sábado noche, salí con unas amigas. Había quedado con ellas ya desde hacía unas semanas y un sms la noche anterior recordándome que habíamos quedado, fue necesario. Empezamos la “película” temprano, a las 23:00. Fui con mi coche hasta casa de una de ellas , aparqué y desde allí a recoger a las otras dos, con el coche de ésta otra, un súper descapotable de color azul anochecer. Llegamos a Fusa, una terraza de moda en la azotea del hotel Avenida de América, lugar del cual había oído hablar muy bien pero que me decepcionó bastante. Pude observar que el 80% de los allí presentes estaban en otra onda, en la onda de hace mas de 30 años, cuando dejaron de estar en aquella que les correspondió para posiblemente, contraer matrimonio o algún tipo de compromiso que les cesara aquel momento que estaban viviendo. Era fascinante apreciar que tod@s estaban en el mismo lugar en el tiempo y que estaban aparentemente divirtiendose felizmente. Yo podría haberme identificado con ese grupo en ese instante y haber sido también feliz , pero no, el hecho de no echar de menos los tiempos no vividos me convierten en menos divertida en la actualidad... creo yo. Éramos 2 divorciadas, una soltera y la otra en una situación bastante más complicada de explicar. A las 00:30, llegamos a Gabana, otro de esos lugares “fashion “de la capital. A esa hora temprana, el local estaba aún vacío y se podía hablar sin gritar y pedir la copa sin ser aplastado contra la barra. Un bailecito, unas risas y cuando me quise dar cuenta, parecía como si el lugar se hubiera tele-transportado a algún país del este, yo diría que a Ucrania y no solo eso, sino que lo que estaba viviendo, era en los años 80 ya que la apariencia de la gran mayoría, era de aquella época. Justo la misma impresión que obtuve en el anterior local, pero en aquel, era más bien el comportamiento de éstos, lo que me llevó 30 años atrás. Todo me resultaba tan artificial lo mirase por donde lo mirase. Decidimos marcharnos a eso de las 03:00. Horror en la salida… Si en el interior quedaban tropecientos seres, afuera, a la espera de entrar, apiñados, sujetos por el acordonado, habían unos 200. Gran shock … qué me estoy perdiendo abajo que no haya podido apreciar en 3 horas de observación intensiva. En qué onda hay que estar para estar, me preguntaba. Ferrari negro deslumbrante en la puerta, moscas y moscones revoloteando a su alrededor. Sale el conductor ya que podría no ser el dueño , vomitando la primer papilla que lo dieron. Se habrá mareado de la “velocidad”, pensé… mientras caía a mi lado, al suelo, inconsciente una chica o, era una chica inconsciente … El aparcacoches nos trae el coche a la puerta, montamos con el fin de poner fin a la noche. Justo en una intersección se aproximaba a toda pastilla una ambulancia. La pasajera de atrás, la otra, no yo, pero que podría haber sido, exclama; Cuidado con la ambulancia!! La otra, la conductora envuelta en cólera grita; si no te gusta como conduzco te vas en taxi, no me trates como si fuera tu hija, me cago en la puta!!! Bajó la ventanilla, reposó el codo, vi como su pierna derecha se estiraba a la vez que el coche cogía velocidad hasta llegar a los 100kmh atravesando en línea recta unas 10 callejuelas, yo callada sin querer ni mirar por el rabillo derecho ni por el izquierdo en busca de faros contrarios. La ocupante de atrás, silba suavemente no se qué melodía. Ofuscada, la conductora se queja, me habéis arruinado la noche, hemos estado sentadas al fondo de la discoteca como unas viejas… jasjas jas jas jas!!! Reparto: Sila, La una Y La otra Productor : Erase una vez Co-Directores: A cachos Fellini, otros, Tarantino

Colirio, por favor!

Un gripazo que ocasionó una baja laboral y, el consecuente aburrimiento con la típica mezcla de auto-análisis algo crítico debido al estado febril, y, mal acompañada por mi iphone, resultó que: me llegó a la cuenta de hotmail una invitación de suscripción gratuita a e-darling y tal cual llegó, medio abducida rellené el formulario interminable entre tos y tos. Como si de champiñones tratase, empezaron a brotar nombres y más nombres en mi cuenta de los cuales no podría saber nada salvo lo mencionado y, la curiosidad mató al gato... Pagué la cuota mensual con el fin de averiguar un poco que se cuece por esos lares y ante todo, poder leer los mensajes que me habían llegado. La probabilidad de que el contenido de estos fuese de gran interés era mínima, pero no obstante, quería saber, lo que ya sabía. La idea era permanecer por el sitio el mes que había pagado y darme de baja pero, por un día, la notificación de baja no es válida y debo permanecer un mes mas, horror!!! Uno de los mensajes recibidos por una de las parejas sugeridas, que vivía en Plasencia era: Oye, me cuesta entender que haces tú por el darling, inteligente,lenguaje perfecto,guapa,Tanta soledad hay en Madrid? Interesante reflexión… Otro dice así: Si eres 0 deportista y estas delgada.... ufff, eres mi tipo.... ya te hare yo q hagas deporte ... donde tengas q hacerlo.... Seguro q te gustaran mis 2 piernas y mi trasero.... y me diras...." sigue con el padel...Cariño" jajajaj Sigo recibiendo las notificaciones de nuevas parejas sugeridas las cuales van directas a la papelera. Hace algo mas de 10 años y durante un breve espacio de tiempo, formé parte de otra de estas plataformas de “ayuda a encontrar a la pareja perfecta”. Entonces, era los comienzos de este tipo de “cosas”. La experiencia fue algo mas interesante, posiblemente debido a lo novedoso que para mi era todo lo que implicaba la situación. Hoy me ha despertado un terrible dolor de cabeza… me he levantado, tomado algo de desayuno y un paracetamol y, vuelta un rato a la cama. No he aguantado más de 5 minutos y me he levantado y , preparado para irme a donde fuese que me dictase el pensamiento en el momento de arrancar el coche y ponerme en marcha. No quería hacerle caso al malestar y que este me acaparase de forma que el día solo fuese un mal dolor de cabeza. Según daba la vuelta a la esquina, me he encontrado con un matrimonio amigo, ellos tienen 84 y 86 y aunque nos diferencian más de 3 décadas nos consideramos amigos, no solo conocidos o vecinos. Siempre que nos vemos, ya que no coincidimos tanto, se desviven de ilusión y nos abrazamos y mostramos cariño a raudales. El , Paco, me ha dicho ilusionado; Sila, sabes que nuestro hijo mayor (XXX) se ha divorciado? Y me cuenta brevemente las causas del hecho. También me dice; (XXX) nos ha dicho que está buscando pareja en e-darling y que ha encontrado 4 que le parecen interesantes. Y me vuelve a decir, oye!! Y por qué no le digo que te llame y os tomáis un cafecito… Bueno, les digo… y así hablamos de la vida. No imagino lo que hubiese sentido si me encuentro a (XXX) como pareja sugerida. Siendo que, sugerida es, pero en este caso, por sus padres. Que cosas… De camino al coche, en unos pasos desde que he dejado a mis amigos, he decidido ir a Daganzo a una tienda de muebles antiguos en busca de alguno que tengo en mente y que como precisamente es ahí donde están, no consigo encontrar. Como era de suponer, no he visto nada parecido a lo que quería y me he desplazado hasta Alcalá de Henares, a otra tienda de lo mismo y, nada. Como tenía el coche bien aparcado y ya era hora del aperitivo, me he adentrado en el casco antiguo. Ya nada es como era, los locales de toda la vida son los menos y la zona está invadida de franquicias y lugares de fast food. No encontraba un lugar donde la nariz me indicase que ahí podría tomar un buen vino. He dado varias vueltas y al final me he encontrado con un grupo de caballeros lugareños y les he preguntado donde me aconsejaban que fuese a degustar un buen vino , en algún local de toda la vida. Uno de ellos me ha indicado y otro le hace el quite diciéndome lo caro que es donde este otro me había enviado- ahí vas a pagar 2,50€ por copa de vino, carísimo! Yo le digo que, como la ronda es de una sola, me saldrá barata. Otro de ellos me dice, tu sí que eres lista, maja! Extiendo la mano al grupo y me despido a la vez que empieza marcar el paso hacia el lugar indicado “El Nano”. El lugar estaba hasta la bandera pero he logrado adentrarme hasta la barra y hacerme un pequeño hueco entre codo y codo. Según entraba, he podido observar de esa forma que las mujeres tenemos de ver, a un hombre alto, con barba y con pelo medio largo y ondulado, de aspecto dulce, que me miraba de reojo… estaba con un grupo que por el comportamiento de todos, perecían ser familia. A mi izquierda, quedaba un pequeño espacio encima de la barra contra una viga y coincidía que el espacio les pertenecía a estos y he pedido permiso para depositar mi bolso en ese lugar. Por favor, les importa que deje aquí el bolso? Es que se dice que si deja en el suelo, vuela el dinero. Y me dice el mayor del grupo (que podría ser el padre del susodicho hombre dulce ) mas bien, puede suceder que el dinero vuele porque llega un listo y se lleva el bolso. Nos hemos reído unos instantes y cada uno con su fiesta. Cuando el camarero ha podido, ha venido a ver que deseaba y le he otorgado la responsabilidad de que me trajese un Ribera del Duero que él considerase apropiado para mi… Mmmm que rico!!! También quería una ración de champiñón para acompañar pero le he comentado que para mí sola, era demasiado grande. Media ración de champiñón ha dicho a la cocinera- esta le ha contestado que si no sabe que no dan medias raciones y este le ha replicado, esta sí. Según estaba deleitando ese vino pensado únicamente para mí y saboreando el champiñón a la plancha exquisito, noto a mi espalda un ligero toque con el codo, miro, y ya no era el señor mayor sino el hombre de aspecto dulce, disculpa, me dice y yo, nada, es lo que hay… Me ha hecho mucha gracia apreciar como el hombre mayor ha cedido el puesto al hombre de aspecto dulce y, con qué idea, o más bien con qué fin. Fin, porque yo he acabado mi vino y el champiñón, he pasado hacia el aseo junto al grupo y según lo hacía otro hombre del grupo le hace señas levantando las cejas, al hombre de aspecto amable, como diciendo, mira, pasa por aquí, por tu lado. Se percibía un ambiente de complicidad entre ellos hacia mi persona. He salido del aseo, y al pasar por el lado del grupo, y ya que por educación, al haber entablado conversación con uno de ellos, les debía un saludo de despedida y, así ha sido. Que tengan ustedes un gran día! Adiós, dicen a la vez, menos el hombre de aspecto dulce, que no emite sonido ni movimiento. Al salir del local, diluvia, abro mi paraguas y me dirijo al coche. Sigue lloviendo y la fuerza aumenta, los limpias no dan abasto a eliminar los cantaros de agua que cae sobre el parabrisas. Mis ojos empiezan a escocer y se nubla la vista, la garganta se pone tensa y me dan escalofríos. Que me pasa? Sila, no te pasa nada, no ves bien no porque tú cristalino esté inundado de lágrimas, sino por la lluvia en los cristales y los escalofríos y la garganta tensa, no es mas que debido al ambiente frío que la lluvia ha generado. Una vez más, me pregunto; cuantas personas, o mas bien, cuántos hombres me voy a encontrar a lo largo de la existencia, que solo sean eso, instantes y, que lo mismo sea yo para ellos. Y porque me sucede? El camarero que me otorga media ración de champiñón, o, aquel otro que siempre me atiendo primero ,o, el taxista que porque me gusta la música que lleva y hablamos de ello , no me cobra la carrera ,o, aquel otro que descubro me deja flores en el parabrisas en primavera ,o,o,o,o,o,o, … A la vez, me digo, normal hija… te montas en el coche sin rumbo, entras a un local tu sola, repleto de gente en compañía, y te pides un Ribera del Duero y lo compartes con todos ellos, sin necesidad de fingir compañía sacando el iphone… Como escuecen los ojos…

viernes, 7 de agosto de 2015

Chucuchu, piiii piii !!!

A lo largo de nuestra vida, hay etapas en las que no somos conscientes del transcurso de ésta. Los años no tienen significado alguno. Después, llega el momento en el que tomamos consciencia de ello de cuando en cuando, ya que plenamente, continuamente, nunca llegamos a percibirlo. De ser así, posiblemente nos aterraría vivir, nos paralizaría.Pienso que de ser conscientes del hecho de ser finito en cualquier instante, los dirigentes, de existir necesidad de estos, no llevarían a las naciones a guerra, y que a todos nos tocaría simplemente vivir. No ser consciente de esto es lo que provoca en nosotros esa sensación de inmortalidad, y ello, a codiciar. Desde hace ya algunos años, soy muy consciente de esta realidad, la de ser finito y, aunque por supuesto vivo mi vida lo más plenamente posible, algo en mi subconsciente más consciente me indica de cuando en cuando que el tiempo pasa. No son las posibles arrugas,no es el espejo ni lo es un dolor de huesos, no, es algo que me invade a la vez que desaparece. Esta sensación es la que yo personalmente he identificado como, “el toque”. El toque que me da la vida para que no deje de hacer y deje de hacer a la vez. Es aquello que me ayuda a regresar a ese lugar neutro. Ayer fui a visitar a mi tío Paco, a él le veo como lo último que me queda de mi padre. Aunque aún viven también 3 de mis tías , mi tío Paco es una réplica de mi padre y es con él con quien únicamente mantengo contacto. A pesar de ser, al igual que lo era mi padre, una persona sin estudios, ambos ,mi padre era, y mi tío es, una persona de lo más interesante, gran conversador , a su manera, y de lo más divertido. Yo le llamo “trabuquero” por su aspecto y formas de bandolero. En el barrio, de pequeño le llamaban el capones, por los capones que se llevaba por lo malo que era y así le siguen llamando algunos. El vive en el rio Guadarrama y llegar a su casa conlleva circular por un camino de tierra muy estriado y polvoriento. El rio Guadarrama!!! Si para mi significa momentos maravillosos de mi niñez, para él significa y para mi padre significaba todo lo maravilloso de la niñez pero de trabajo y miseria. Su familia acampaba allí en época de cortar madera ya que se dedicaban a la banastería y aquello era ardua tarea, eran aquellos tiempos no solo de hambruna, pero a pesar de ello, siempre lo recordaban como sus raíces y aquello que les convirtió en hombres antes de tiempo. Antes de llegar a su casa, a un par de kilómetros, me desvié instintivamente en el camino al ver el puente de hierro por donde pasaba el tren que iba hasta el rio, con la intención de llegar a la estación. Pensé que ésta estaba mucho mas cerca del puente pero tuve que conducir un trecho hasta que allí, entre la maleza, zarzas y árboles caídos, me encontré con lo que queda de la estación del tren. Durante unos minutos, vi a mis padres y mis hermanos junto a mi, allí en la estación por la noche, cenando al fresco en aquella mesa de madera tosca. Tortilla de patata con pimientos por encima y un surtido de pescado frito. Mi padre era mozo en el antiguo mercado central de pescado de la Puerta de Toledo , al igual que mi tío,y gracias a eso, nunca nos faltaba pescado en casa. Me ví allí, feliz, éramos felices con lo poco, que era mucho. Recuerdo en la oscuridad de la noche, a lo lejos aproximándose pasando por encima del puente de hierro, un foco único enorme y blanco que generaba un sonido metálico, chirriante. Según disminuía el tamaño y densidad del foco crecía el ruido hasta que se convertía en casi insoportable cuando llegaba a la estación y se detenía. Era el tren!! Era un tren, sí, un tren de los de energía por carbón, no era un tren turístico, sino el tren de los de por entonces. Si bien, me ha encantado recordar, y he sido feliz por ello sin que repercutiese en el cálculo del tiempo transcurrido desde entonces, el recuerdo del tren si ha logrado hacerme ver la cantidad de años que han pasado desde entonces y, me espanta la evolución tan acelerada que ha habido desde ese preciso instante en el que aquel tren llegó a la estación del rio Guadarrama , hará unos 45 años. Pienso en que mi hijo ha sido un niño AVE,y que si llegará un tren a una determinada estación un día y a él,le suceda exactamente lo mismo. Aquel tren que llegó al Rio Guadarrama aquella noche, fue y es, indudablemente, mi tren.

martes, 4 de agosto de 2015

Cuestión de gustos...


Sobre gustos no hay  nada escrito: Cada uno es libre de desear o de opinar lo que quiera.

Hace unos días fui invitada a una fiesta muy lujosa. A punto estuve de no ir ya que aunque no tengo nada en contra de nadie, tengo mis preferencias. La excusa que busqué para no ir no me sirvió y me prestaron un vestido que jamás hubiese ubicado en mi armario.  Podría haber seguido buscando excusas y no ir pero la curiosidad y mi afán de observar y analizar me venció. Me ha costado ponerme a escribir como aconteció la noche, lo que experimenté y como me sentí pero, solo digo que voy a omitir los detalles pues acabo de cenar y quiero tener una buena digestión.

Supongo que efectivamente, contra gustos no hay nada escrito.

Mi cena ha sido exquisita, una fresca ensalada de brécol al vapor con tomate natural rallado, bonito en escabeche de elaboración propia, pétalos de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen de Baena.

Según estaba deleitándome con esta delicia, no dejaba de pensar que  muchas personas serían incapaces de comerse lo que a mí me parecía una delicia y, claro, esto a que se debe? Por qué a unos les gustan unas cosas y a otros no.

Porque no nos gustamos los seres humanos los unos  a los otros sin distinción. Por qué gustamos a unos y a otros no. Está claro que porque cada uno ve las cosas de distinta forma sin que en ningún momento sean distintas. Solo se perciben como nuestro organismo, ser, nos lo permite como seres únicos que somos. Nos han enseñado ha diferenciar las frutas , su aroma y sabor. Las flores con su colorido y también aroma.  Nos han enseñado a diferenciar los distintos elementos e identificarles. Nos han enseñado a percibir las distintas texturas existentes. En resumidas, nos han programado para sentir y percibir lo que nos rodea de forma genérica. Si de repente la naranja se llamase y fuese una pera y viceversa y el viento se llamase lluvia y viceversa. Si lo que conocemos como liso se llamase rasposo y viceversa. Que sucedería? Pues que la pera sería una pera(antes conocida como naranja)  y la naranja una naranja(antes conocida como pera) sin que su aspecto influyese en nada y así con el resto de la programación. Quien dice que todos percibimos los sabores de la misma forma. Que algo tan sencillo como una naranja tiene el mismo sabor para todos. Quien puede asegurarlo. Puede que solo nos hayan enseñado que es qué y para cada uno tiene un sabor ,olor etc.  distinto por eso a unos gusta y a otros no. Como algo delicioso puede no serlo. Todo es tan relativo.

Pienso, que si de no haberme negado a  degustar el otro día en esa fiesta el caviar y el champagne supuestamente mejores del mundo, me hubiese gustado al igual que lo que mostraban el resto de los allí presentes. Entre ellos, los sabores resultaban ser idénticos?  Seguro que en este caso, todos tienen el mismo paladar…

 

sábado, 1 de agosto de 2015

Borrador


Este domingo no solo ha puesto broche a su correspondiente fin de semana, sino que ha acontecido como un solemne acto de clausura de una etapa de mi vida …,

Estas dos líneas superiores formaban parte del borrador que inicie hará dos meses. No es que no siguiese escribiéndolo, mas no sobre papel.

En los últimos años he escrito mucho pero todo ha quedado en el inmenso borrador del pensamiento. A veces, me invade una leve sensación que interpreto como si de una auto-pregunta se tratase y que otra sensación igualmente leve, me responde. Ambas sensaciones las identifico como parte de una oquedad, aunque no un vacío.

Ahora me hago la pregunta sin que esa sensación de la que hablo me acompañe y, la respuesta sigue siendo la misma, no lo sé … me gustaría seguir escribiendo con cierto ritmo ya que esa satisfacción la echo en falta pero a la vez no siento carencia por no hacerlo.

este domingo he entregado las llaves de la casa del pueblo a la inquilina. La casa que de la noche a la mañana me convertí en dueña aun rezando para que algo me impidiese serlo. Durante 6 años me estuve obligando a creer que estaba enamorada del pueblo y que convertiría esa vivienda medio ruinosa , en una casa repleta de mí. Llegado ese momento, una vez pagado el precio de esa obligación interna, cuando la casa llegó a ser yo, entendí que no estaba ni enamorada del pueblo ni de la casa y lo que durante años me negaba ni a tantear, lo hice en unos días, deshacerme del vínculo que había esculpido a cincel en mi sentido de culpabilidad. Si, culpabilidad por haber hecho lo contrario a lo que sabía debía haber hecho, comprar es casa. Culpabilidad por haber arrastrado a mi hijo a acompañarme en esta locura que tampoco era la mía.

En un fin de semana he dejado la casa vacía de mis enseres personales. Allí había llevado todo lo que aquí en mi casa de Madrid ya no sabía ni qué hacer con ello. Cientos de objetos grandes y menos grandes, antiguos y menos antiguos, cositas que algunas había ido guardando y coleccionando desde la niñez. Por mucho que intenté hacer hueco de nuevo para traerles de vuelta a casa, no había forma, o, simplemente era la excusa, el momento propicio para deshacerme de todos “ellos”… si, ellos, ya que les consideraba a cada uno como único y parte de mi vida. Esto puede no sonar a  evento atípico, cada día se alquilan casas y se tiran a la basura millones de enseres, pero esta es mi situación, mi momento. El momento de reconocer que soy sola, que no significa lo mismo que estar sola y, que para que no deje de saberlo, para cerciorarme ya de una vez que así es y que no debo entenderlo de otra forma, la vida quiso que nadie estuviese disponible para ayudarme ese fin de semana a desmantelar y limpiar la casa. Lo hice sola y he de aceptar la situación como parte del aprendizaje de existir. Experimenté un momento de rabia por el hecho de hacerlo conmigo misma ya que no me cuadraba el por qué  y,  otro tipo de rabia cuando no podía físicamente transportar hasta el coche bolsas pesadas para llevar al vertedero, o, cuando un tornillo estaba demasiado apretado y no tenía la fuerza suficiente, cuando un tablón se caía hacia mí y yo sostenía otro, cuando todo esta tan revuelto que lo que quieres es tirarlo todo sin más y, eso es justo lo que  hice. En este caso sin rabia y con total cordura de lo que estaba a punto de hacer, de lo que estaba ya haciendo.

 Llegó el momento de percibir aquello que llevaba acompañándome desde siempre como un gran lastre y empecé a meter cosas y más cosas y muchas más en el maletero del coche y directo al vertedero. Así hasta 7 viajes y, punto y final. Pienso que de haber estado acompañada la cosa hubiese sido distinta, si alguien me hubiese ayudado a reubicar todo lo que había por medio, todas mis cositas,  pero eso nunca lo sabré. A mi regreso a Madrid, a mi  casa, ya una vez finalizado todo, agotada y satisfecha, estaban allí mi hijo de 21 años con su novia sentados tranquilamente ante el televisor, con aparente total normalidad. Algo flotaba en el ambiente, el oxígeno lo percibía  sólido impidiéndome acercarme a ellos con la usual alegría después de no haberles visto en unos días, mis ojos no querían encontrarse con los de mi hijo… la razón/sinrazón  no me permitía hacerlo pero el corazón me dictaba lo contrario, y le di un fuerte abrazo. Al cabo de unos días, le dije que si es que no me iba a preguntar por el tema de la casa, que si se sentía mal por no haberme ayudado en nada y por eso lo evitaba. Hubo palabras de excusa y casi llego a convencerme de que ni se dio cuenta de la necesidad de ir a ayudarme.

Algo en mi ha cambiado desde entonces. Me he liberado de la carga del vínculo que forzaba mantener con el pueblo y la casa, y el vínculo que mantenía con mi hijo y su novia, se ha distanciado, creo que para bien ya que ya no compartimos los fines de semana en aquella casa y de esta forma cada uno de nosotros podrá evolucionar por separado, como debe ser.

Si analizo este escenario, lo que me ha sucedido con la casa y el pueblo, para mi es de gran similitud a lo que reconozco como matrimonio. El matrimonio es como mi casa, algo que llegado el momento de contraer, nos invaden distintas sensaciones sin saber identificarlas, dudas, miedos, inseguridad, expectativas sean falsas o no, seguido se da una etapa de adaptación, otra de inadaptación, de amor, desamor, continuidad, vínculos, auto convencimiento, entendimiento y resolución. No siempre se llega a los dos últimos pasos, para bien o para mal. Pero lo importante bajo mi punto de vista, es vivir la realidad sin engaños propios ni ajenos.

Hoy vuelvo a retomar este borrador después de un par de semanas. Ayer una amiga me sugirió ir al cine, me dijo qué película la parecía interesante ir a ver, la dije que sí  y  de lo único que me enteré era que sería en versión original, y en un cine lejano a mi domicilio.  Tomamos unas cervecitas heladas ya que hacía más de 38º  y charlamos distendido. Algo a lo que yo hice mención fue a lo que he comentado en el párrafo anterior lo cual ella estaba totalmente de acuerdo y añadió, que a ella le sucedió algo parecido durante años y que cuando quería haber acabado con su relación, hizo lo contrario a lo que realmente deseaba y se casó con él en vez de dejarlo. En la actualidad, están separados.

Aprender a conducir , se llamaba la película que fuimos a ver anoche y, aunque “sencilla” está llena de grandes matices, estos, idénticos a los que habíamos estado comentando mi amiga y yo antes de entrar al cine, justo lo que comentaba yo en aquel párrafo superior. Matrimonio aparentemente bien allegado, compartiendo cultura e intereses, afinidad y, de la noche a la mañana él la deja por otra. Ella no entiende por qué ha sucedido ya que su vida en común era perfecta. Ella trabajaba insaciablemente, solo vivía para la palabras – era crítico literario- y sus libro. La película transcurre con golpes y caídas maravillosas, como la vida misma. En una secuencia, cuando el abogado que lleva el divorcio a ella le comunica la posibilidad de tener que dejar la casa familiar, exclama; Esa casa soy yo!!  No la voy a dejar, esa casa soy yo! Ahí se ha criado mi hija, hemos sido felices! Entremezclando palabras y pensamientos, entre dientes, se la escucha decir en asombro; solo leíamos y leíamos, no hacíamos el amor, nos ignorábamos, yo les ignoraba. En ese instante es cuando la realidad aflora y ella se da cuenta que gran parte de su vida en matrimonio ha sido una farsa.

Ella decide sacarse el carné de conducir ya que hasta el momento de su separación jamás pensó en sacárselo pues su marido conducía. Está claro que no importa el estatus social ni cultural, a muchas nos ha pasado esto mismo, por ejemplo, a mí.

No solo me saque el carné de conducir al divorciarme, sino que durante muchos años ( no quiero ni hacer mención de la cantidad) había temporadas que me engañaba viendo una falsa realidad, yo quería ver que todo era perfecto cuando no era más que todo lo contrario.

Me ha vuelto a suceder con la casa del pueblo, me he vuelto a engañar,  y seguro que me pueda suceder de nuevo. Auto- engañarse no es más que algo natural del ser humano, una herramienta de autodefensa , un antídoto que en vez de liberarnos de los efectos del veneno, nos envuelve en ello acabando con nuestra existencia lenta y agonizantemente.  

 

Más de tres semanas transcurridas y de nuevo por aquí, espero poder dar la última puntada a este montón de palabras.

Una semana atrás dan las 04:00 y, arriba!!  Toca coger el coche y rumbo a la playa. Puede que esta no sea la última vez que me acompañe mi hijo, pero me gustaría que no volviésemos a ir juntos en algún tiempo. Puede que lo que siento yo lo sienta él también ( aunque lo dudo) y no lo sepa identificar, pero yo debo ayudarle a que lo vea y a que no se sienta culpable por vivir su propia vida.

Lo hemos pasado bien, los 3. Mi hijo , su novia y yo.  La gente se cree que los dos son mis hijos, con eso digo todo y lo que digo, se que es absolutamente maravilloso.  Ayer, de regreso a Madrid, nos pillaron varias tormentas de granizo y lluvia con fuertes rachas de viento. Andrea estaba muy asustada y me decía de parar en el arcén hasta que pasase la tormenta. Yo en cambio estaba excitada de pasar esa experiencia… les dije; chicos, tranquilos, esto para mi es pan comido. Como no lo iba a ser después de haber estado yendo a Burgos durante más de un año fines de semana alternos, subiendo y bajando el puerto de Somosierra nevando y chuzando, de noche y de día. Y, nuevamente me dije; Sila, otra vez te pasó en esa época lo del párrafo superior. A la vez, escuchar y sentir la piedra de granizo golpear bruscamente el coche me recordó otra cosa que me enterneció a la vez que me hizo sentir dolor en mi corazón… justo Andrea hizo referencia a hace unos años cuando hubo una tormenta similar que dejó los coches del barrio marcados para siempre, llenos de abollones y me preguntó que porqué el mío no lo estaba. No lo estaba, porque ese día yo había llevado a mi madre al hospital y allí no había azotado la tormenta a pesar de estar en la misma zona. Al llegar a casa y ver todos los coches en el estado que se encontraban, mi madre me miró con esos ojitos suyos y me dijo; al menos el haberme llevado al hospital ha salvado tu coche. Al día siguiente la volví al llevar de urgencias y allí acabó sus días, pasados 30. Curiosamente, la enorme granizada de ayer no ha dañado la chapa del coche…

Hay una canción que me parece de lo más empalagosa por la forma que tiene de cantar el intérprete, yo le llamo el llorón y creo que muchos así también le denominaran. Se trata de “You’re Beautiful” de James Blunt.  A pesar del empalago he considerado totalmente real y posible lo que cuenta. En dos ocasiones lo he sentido en estos días de vacaciones… una de ellas durante la visita al “Parque Regional del Calblanque” mientras avistaba aves en las salinas. A lo lejos en las piscinas de sal de color rosáceo, entre los flamencos, apenas se percibía una silueta humana entre los rayos del sol de atardecer. Me parecía una fusión perfecta, maravillosa, digna de poder observar. Pasados unos minutos y debido al caer del sol empezó a invadirnos un banco de mosquitos y salimos pitando de allí y también lo hizo el hombre que era aquella silueta humana. Me di cuenta por el sonido que le acompañaba. Giré la cabeza y allí estaba. Le dije, me has asustado con ese sonido tan peculiar que generas al caminar con ese traje acuático – botas de pescador hasta la cintura sin más… bueno, sin más no, con él dentro- y me responde; es agua que ha entrado y es lo que hace ese ruido. Nos miramos sonriéndonos y sabiendo que podríamos haber entablado cualquier conversación, haber tomado una cerveza, paseado por la playa, cualquier cosa. Cada uno cogió su coche y el polvo del camino borró todas las ideas que habían llegado a mi pensamiento. De regreso, ayer hicimos alto en “Baños de Mula”, baños termales de la época romana que siempre que ando por la zona me gusta visitar. En esta ocasión, he encontrado el sitio de un deprimido aplastante. Toda la región me lo ha parecido y creo que no es buena idea regresar después de mucho tiempo a los lugares donde lo has pasado bien o han gustado.  Al llegar a los baños, el local estaba completamente vacío y ni el dueño estaba allí pero las puertas abiertas de par en par. Holaaaaa!!! Hay alguien?? Una cabeza asoma por una ventana y nos dice; son 3 pues las piscinas de atrás son las grandes, 20 euros la hora. 30 minutos fueron suficiente ya que aquello era asfixiante. Salimos a la recepción, e igual, nadie había pero, olía que alimentaba a paella. Justo allí en la barra del cochambroso bar, había una sartén con arroz que a simple vista se percibía duro, y un hombre con tenedor en mano comiéndolo. Ya hemos acabado, le digo y le entrego los 20 euros. El me mira con sus ojos azules, enormes, sonríe tímidamente con ganas de decir algo , mostrando unos dientes perfectos y blancos, barba desarreglada al igual que el pelo, ambos entre rubio y canoso, no muy alto, muy Cartaginés, me encanta! Al igual que en el caso anterior, podría cantar:

You're beautiful. You're beautiful.

You're beautiful, it's true.

But it's time to face the truth,

I will never be with you.   

  Y aquí convierto este borrador en lo que quiera que sea.